miércoles, 12 de julio de 2017

Calendario Waldorf DIY

Hoy por fin os traigo la entrada de como hemos ido haciendo nuestro calendario waldorf DIY con mucha calma.
Por si alguien no sabe que es un calendario Waldorf hago un breve resumen: es un calendario que consiste en marcar a partir de colores los días, las semanas y los meses para que los niños vayan aprendiendo el ritmo anual. Se ponen 12 triángulos de colores que representan los meses en las estaciones del año. Al rededor del soporte se colocan 31 piezas que representan los días de la semana cada uno de un color. Cuando se han colocado las 31 piezas significa que ha pasado un mes y damos la vuelta a otro triangulo de color y volvemos a empezar a colocar una pieza por día. (Si después de leer toda la explicación de como he hecho el mio no os queda claro podéis pasar por el blog "De mi casa al mundo" a informaros más, que está super bien explicado).
Estuve mirando mil opciones para hacer un calendario que no fuese excesivamente caro (ya que mis hijos ya tienen 5 y 8 años y ya van entendiendo bastante bien el paso de los días). Finalmente me decidí por hacer esta versión aprovechando un material que tenia en casa.

MATERIALES:
- Salvamantel de corcho (Ikea, vienen en pack de 3)
- Goma eva (yo utilicé blanca para escribir los números encima)
- Bandeja de madera de pulpo a la gallega
- Mini pinzas de colores o naturales y pintarlas (se necesitan 5 pinzas por 7 colores diferentes y algunas naturales sin pintar)
- Pintura roja, azul, verde y amarilla y pinceles y platos para mezclar


Empezamos comprando el salvamantel de corcho y buscando en los bazares una bandeja para pulpo donde nuestro corcho vaya a la perfección. Una vez encontrado nos disponemos a empezar.
Lo primero que hice fue cortar unas tiras de goma eva blanca que pegué con silicona alrededor de la bandeja de pulpo dejando un centímetro
y algo que sobresalga de la bandeja para tener base donde poder poner las pinzas de los días de la semana. Una vez seco vamos poniendo las 31 pinzas de manera que nos quepan todas distribuidas equitativamente. Una vez está equilibrado escribimos los números del 1 al 31 con permanente y ya podemos quitar las pinzas.


Luego me dispuse a cortar el corcho en 12 porciones iguales. Para ello calqué la circunferencia y con un transportador hice unas marcas cada 30 grados (360º entre 12 meses). Traspasé las marcas con lápiz al corcho y lo corté con cúter.


Ahora tocaba pintar. Mis hijos me ayudaron a pintar las pinzas. Cada uno pintaba 5 pinzas del mismo color (5 porque hay meses que tienen 5 semanas). Así pintamos Lunes- lila, Martes- rojo, Miércoles - amarillo, Jueves - naranja, Viernes - verde, Sábado - azul, Domingo - rosa. (Nos faltará poner un cartel o algo en el recipiente para acordarnos de que color es cada día).


Otro día me ayudaron a pintar los triángulos de corcho. Este es el resultado de los meses y sus colores tal y cómo lo he hecho yo.
Empezamos enero por el 1 hasta el diciembre en el 12

Para hacer los colores lo que hacemos es pintar primero los triángulos 1 (azul), 4 (verde), 7 (amarillo) y 10 (rojo). Para los siguientes lo que hacemos es mezclas de gama cromática.
Para el 2 es el color 1 más una gota del 4 y para el color 3 es al revés, el color 4 con una gota del color 1. Es decir que al azul le ponemos una gota de verde para tener el segundo triangulo y para el tercero cogemos el verde que es el que tiene al lado con una gota del azul que es el que tiene por el otro lado.
Lo mismo para el resto de colores. El 12 es azul con una gota de rojo y el 11 rojo con una gota de azul. El 9 es rojo con una gota de amarillo y el 8 amarillo con una gota de rojo. 
Y ahora viene la parte que más nos costó porque se parecían mucho los colores. El 6 es amarillo con un poco de verde y el 5 es verde con un poco de amarillo. En el calendario original veo que los colores están de otra manera (no caí en mirarlo antes de hacer el nuestro). En la versión original hay colores que son añadiendo blanco lo que hace que se note más la diferencia. Así sus verdes serian 3: verde, verde más azul y verde más blanco. Lo que hace es que tiene una gama de azules más grande con diferentes tonalidades jugando con claros y oscuros.



A mi personalmente me gusta más por eso nuestra versión cromática porque creo que se nota más el paso estacional. Azules invierno, verdes primavera, amarillo-naranja verano y rojo-marrón otoño. 

Y así es como ha quedado y usamos nuestro calendario waldorf (nos falta encontrar un recipiente bonito para poner las pinzas en el centro que ahora usamos una flanera de metal que tenía por casa).

Cada día por la mañana ponemos la pinza correspondiente. Nosotros tenemos todos los triángulos en la bandeja (porqué así no tengo que buscar donde tenerlos mientras) y los vamos girando boca arriba el primer día de cada mes. Con la pinza natural sin pintar marcamos los días de los eventos importantes de ese mes para poder saber los días que faltan.

Aquí por ejemplo estaba marcado el 23 de junio que empezaban las vacaciones del colegio.

En el bazar encontré una especie de chinchetas con un palo más largo y grueso de lo normal que acababa con una bandera. Las utilizo para marcar los eventos especiales en los meses.


Por ejemplo en el de diciembre le enganche a la bandera un árbol de navidad y en noviembre hay una bandera azul a la que le tengo que poner una imagen de una vela, un pastel o la foto de mi hijo porqué es su cumple. Así al empezar el año pondré todas las banderas marcando los eventos importantes del año y conforme vayan llegando los meses y pasando las iremos quitando (o se pueden dejar en el mes de aunque dándole la vuelta al triangulo para ver lo que ya hemos ido pasando).

Espero que haya quedado todo claro. Cualquier duda me podéis encontrar en facebook o en el email elsnostresmoments@gmail.com. Si alguien sabe como mejorar algo todos los comentarios son bien recibidos.

jueves, 6 de julio de 2017

Pintura sin manchar 2

Hace 5 años (¡ya!) que publiqué una entrada para pintar sin manchar usando canicas en una caja (puedes ver la actividad AQUÍ).
Hoy ordenando fotos me he encontrado con estas de hace 3 años que aún no había publicado (tengo muchas cosas atrasadas...). Es otra manera de pintar sin mancharnos las manos para lo que necesitaremos:
Pintura, papel, tijeras y un escurridor de ensalada.


Es tan sencillo como cortar un trozo de papel para ponerlo dentro de la ensaladera. Ponemos pintura, cerramos y hacemos girar la manivela.

Y este es el resultado.



No me acababa de convencer así que lo que hicimos fue mezclar la pintura con agua para hacerla más liquida y usamos cuentagotas para echar la pintura en el papel.


Esta vez el resultado era mejor.

Aquí podéis ver los diferentes resultados.


Las tiras rectangulares largas fueron una prueba que hicimos poniéndolas en el lateral en el escurridor y el envase para ver como quedaba la salpicadura de la pintura.

miércoles, 17 de mayo de 2017

Experimentando con plantas

La primavera pasada hicimos un experimento con el crecimiento de las plantas.
La típica actividad que tod@s hemos hecho alguna vez en nuestra vida es la de poner una semilla o legumbre a germinar en un recipiente con algodón para ver las raíces.
Bien pues nosotros llevamos esta actividad a un nivel más.
Lo que hicimos fue hacer la misma idea pero añadiendo que componentes necesitan las plantas para crecer.
Para ello necesitamos:
- 5 bolsas de congelación
- Legumbres o semillas (nosotros usamos alubias blancas)
- Papel de cocina
- Permanente de color verde y rojo
- Agua

Hablamos con l@s niñ@s de qué necesita una planta para crecer hasta que salgan todos los elementos: Tierra, Agua, Luz del Sol, Aire (esta ultima puede ser que no salga pero la haremos salir nosotros con una de las bolsas para ver que pasa...). Y a continuación empieza nuestro experimento. En cada bolsa de congelación escribimos con permanente verde los elementos que si le daremos a la legumbre para que crezca y en rojo el que le quitaremos. Por lo tanto en la primera bolsa pondremos todos los elementos necesarios: AGUA, TIERRA, AIRE, LUZ.  Para ello dentro de la bolsa pondremos el papel de cocina doblado y le explicamos que hace de tierra que absorbe el agua y así la legumbre puede tener humedad para crecer. La regamos y dejamos la bolsa abierta.

En la siguiente hacemos lo mismo pero dejamos la bolsa cerrada. Por lo que en esta bolsa escribiremos: AGUA, TIERRA,LUZ, AIRE.

En otra bolsa lo que haremos será poner el papel con la legumbre pero no la regaremos nunca. Así escribiremos: AGUA, TIERRA, AIRE, LUZ.

En la siguiente bolsa pondremos la legumbre con agua pero sin papel de cocina. Por lo que en este caso escribiremos: TIERRA, AGUA,  AIRE, LUZ.

Y para acabar en la ultima bolsa pondremos todas las condiciones como la primera pero guardaremos la bolsa dentro de un armario a oscuras. Y en esta escribiremos:AGUA, TIERRA, AIRE, LUZ.

Nosotros colgamos nuestras bolsas (excepto la del armario que estaba en uno de guardar los platos de bonito del comedor que se abre podríamos decir que nunca) en su cuerda de exponer sus dibujos de su habitación.

Íbamos pulverizando agua cada día en las que si tenían agua e íbamos observando como iban creciendo las plantas o no según el elemento que faltaba.


Lo que más les impresiona es ver como la planta que está a oscuras si crece pero no es verde!!


No tengo foto del resultado de las otras pero os puedo decir que la de sin aire empieza a crecer pero llega el momento en que ya no da más de si y se pudre. Las que no tienen tierra no pueden crecer ya que absorben ellas todo el agua y se pudren también. Y las de sin agua pues eso, legumbres en una bolsa sin más.

martes, 2 de mayo de 2017

Geografia 2: Postcrossing

Hace algún tiempo os enseñé como empecé a introducir a mis hijos en la geografía a partir del material Montessori Mi lugar en el Mundo.

Hoy os quiero enseñar una iniciativa que descubrí que me pareció muy interesante para aprender los países del mundo (no se si me gusta más a mi que a ellos...).

Consiste en apuntarse en la web Postcrossing para recibir postales del mundo a la vez que tú las envías. Rellenas una ficha con tus datos, los idiomas que hablas y que tipo de postales te gustaría recibir.

Yo como era para los niños puse que son dos niños aprendiendo geografía y queremos que sean postales enseñando cosas/lugares de interés de su país. De esta manera vamos aprendiendo cosas de los países de donde nos llegan las postales, aprendemos un poco de inglés y además les pedimos que nos escriban como se dice HOLA en su idioma.

No sabía bien como hacer el registro de postales y al final compré dos mapamundis politicos para marcar las postales que enviamos (rojo) y las que recibimos (azúl). Lo malo es que no puedo poner el nombre de los países porque los de Europa son muy pequeños así que al final solo hay puntos de colores.


Cada vez que nos llega una postal se la traduzco y miramos la información del país en nuestro Atlas (una maravilla que me compré porque me enamoré yo).


Aquí tenéis el enlace por si lo queréis comprar.

Deciros que la web tiene una buena gestión para que todo el mundo reciba postales. No puedes pedir más de 6 direcciones para enviar postales a la vez. Por cada postal que envías recibes una. Por cada postal que el destinatario recibe y registra (tienes que poner un código que te dan en la postal para ello) puedes volver a solicitar una nueva para enviar. Si pasan más de 60 días y no ha llegado al destinatario no recibes postal (ya que dan tu dirección para que recibas por cada postal registrada de que ha llegado a destino).

Nosotros ya hemos recibido 24 postales. Lo único malo que encuentro es que la mayoría son de Rusia y Alemania porque debe ser de donde hay más gente registrada.

Una iniciativa que nos ha gustado mucho y además hace que mis hijos conozcan el antiguo uso del correo ordinario que con las nuevas tecnologías cuesta más de ver.
Os dejo con algunas de la que hemos recibido:
Las secuoyas de Estados Unidos

Los autobuses rojos de 2 pisos de Londres

El mercado de Hong Kong


¡Animaros! Mis hijos cada día miran el buzón con las ganas de descubrir una postal nueva para la colección.

jueves, 27 de abril de 2017

Primavera: temporada de estar en el parque!

Ya estamos en la estación del año en la que más apetece estar en los parques con l@s niñ@s. No hace frío y los días son más largos.
Por eso hoy os quiero enseñar unos parques que descubrimos el año pasado que no sabíamos que teníamos aquí al lado y que hay varios repartidos por toda Cataluña.

Son, nunca mejor dicho, PARQUES DE CUENTO.
Una empresa a montado los elementos de siempre de los parques ambientados en cuentos tradicionales ilustrados por Pilarín Bayés. 
Nosotros el año pasado fuimos al parque de La Caperucita Roja.

El panel informativo tiene el cuento y un código QR para poder descargarlo e imágenes para pintar.
La casa de la abuelita

El bosque
El lobo en el tobogán y la Caperucita balancín
La cesta balancín

Otros parques de cuento que podéis encontrar son Los 3 cerditos y El Patufet. Ahora he visto que también han hecho alguno de Las 3 mellizas.


Otro parque que tenemos cerca también con las ilustraciones de Pilarin es el parque ilustrado con los elementos de la fiesta mayor: castellers, diables, grallers,...

Pero ninguno de estos se puede comparar con el gran Parque Gulliver de Valencia del que yo recuerdo bajar sus grandes toboganes cuando yo era pequeña.


En valencia y más puntos de España se pueden encontrar un parque de este estilo con diseño de Pocoyó.


Así que si queréis aprovechar el buen tiempo os dejo el enlace a las guias de los parques de cuento para que encontréis el más cercano a vuestra zona o por si queréis planificar una excursión algún puente o en vacaciones. GUÍA DE PARQUES DE CUENTOS

viernes, 21 de abril de 2017

Mona de Pascua 2017

Desde hace un par de años que mis hijos ya son más grandes y escuchan y ven a su alrededor que al llegar semana santa es epoca de monas (y que en el cole en educación infantil también las hacen) al llegar el lunes de pascua hacemos nuestra mona casera.
Hace dos años hicimos esta mona. Una mona básica de bizcocho recubierta de chocolate.
El año pasado ya la elaboramos un poco más e hicimos esta mona de bizcocho recubierta de nata con una rejilla de chocolate negro.


Para hacer la rejilla debemos derretir chocolate y con una manga pastelera (con boquilla pequeña o con una hecha con papel de horno) se dibuja un entramado encima de un papel de horno de manera que siempre toquen unas lineas con otras y se mete en la nevera. Antes de que se solidifique del todo el chocolate se debe poner alrededor de la tarta mientras aún esté suficientemente moldeable para dar forma sin que se parta.

Este año han sido ellos los que han pedido como querían que fuese su mona y decidieron que querían que fuese de vainilla y nata. Así que hicimos un mini bizcocho de vainilla para no tener mona para una semana y lo rellenamos y recubrimos de nata montada.


Para el  bizcocho hicimos esta receta:
3 huevos batidos con 125 gramos de azúcar hasta que doblen su volumen y obtengamos una masa blanquecina. Añadimos una cucharada de vainilla y batimos lo justo para que se  integre a la mezcla. A continuación añadimos 125 gramos de harina tamizada y removemos con una espatula para no perder el aire de la masa. Pasamos a un molde engrasado de 18cm y horneamos unos 30 minutos a 180º.

Para el relleno de nata hicimos 400ml de nata para montar. Batimos y cuando empieza a montar añadimos azúcar al gusto y un par de cucharadas de queso de untar para dar firmeza a la nata montada y que no se nos derrita. Rellenamos la tarta y recubrimos y dejamos enfriar en la nevera y damos una segunda capa de cobertura de nata.
Decoramos con huevo kinder (que ya lo compré de los que llevaban de regalo algo de Blaze y los monster machines), mini huevos de chocolate y bolas de chocolate.

domingo, 26 de marzo de 2017

La mesa de luz 2

La semana pasada os hice una entrada con juegos y materiales que nos regalaron en navidad para jugar en la mesa de luz. Hoy os traigo otras actividades que hemos hecho en casa a modo DIY.

Bandeja de trazados para la mesa de luz con sémola para sopa.


Radiografías para la mesa de luz DIY.


Para hacer las radiografías busqué las imágenes en google y las imprimí en casa comprando en la papelería papel de transparencia para impresión.


Halloween en la mesa de luz. Compramos en Lidl una pasta para Halloween y nos comimos unas cuantas y otras pocas para jugar en la mesa de luz.


Mis hijos tienen 5 y 7 años y como veis disfrutan mucho haciendo actividades en la mesa de luz.