domingo, 28 de abril de 2013

Caminos sensoriales para los pies

Hoy os explico una actividad para hacer uno de estos días de lluvias en que los niños ya no saben a qué jugar. 
Normalmente todo el mundo suele hacer actividades que estimulan la vista, el oído y el tacto pero nos olvidamos que el tacto no solo se percibe  con las manos y es muy distinto percibirlo con otras partes del cuerpo. Por eso en esta ocasión les preparé un camino en el pasillo para caminar por encima descalzos. Aproveché un rollo que tenía en casa de plástico de embalar de esos que llevan las burbujas que a más de uno seguro que le encantan y relajan petarlas. Lo estiré y enganché con celo en el suelo y a caminar y saltar por encima escuchando como de vez en cuando sonaban burbujas petar. Yo tenía plástico de burbujas pequeñas pero por internet he visto que existe uno con burbujas más grandes, lo que no sé es si en España lo venden.
Nuestro perro que a la mínima que ve algo en el suelo se tiene que tumbar...


Este tipo de actividad fue una de las que presenté en mis oposiciones a maestra. Consistía en lo mismo pero en lugar de ser un único material era un camino a seguir compuesto por cuadrados de diferentes texturas. Este tipo de actividades con niños más grandes nos permite desarrollar su vocabulario y la clasificación diferenciando materiales suaves, ásperos, fríos, rugosos, ... Para los bebés, aunque no os lo creáis, son muy importantes ya que la exploración de diferentes texturas con las manos, pies, boca,... ayudan a la aceptación en el futuro de las diferentes texturas de la alimentación al hacer el paso del biberón al triturado y, posteriormente, al sólido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario