martes, 23 de julio de 2013

Botellas Sensoriales

Este verano estamos aprovechando para hacer botellas sensoriales ahora que Nil ya es más grande y nos ha podido ayudar a hacerlas.

 
Las botellas sensoriales son un juego que nos sirve para los dos ya que permiten el juego de descubrimiento para el bebé disfrutando de como se mueven las cosas dentro de las botellas, como suenan, colores,... Y para el mayor, que ya tiene 4 años, nos sirven para trabajar el lenguaje describiendo lo que pasa con las diferentes botellas e introduciendo vocabulario.

Las podéis hacer vosotr@s mism@s si son para niñ@s muy pequeñ@s sino os pueden ayudar y es un buen ejercicio de motricidad fina que les ayudará a ir desarrollando los pequeños músculos que más adelante servirán para aprender a escribir. Les ayuda a hacer la pinza entre el dedo pulgar e índice  y coordinar los movimientos que deben hacer a la vez el ojo y la mano para que las cosas entren por el agujero de la botella. Le había hecho fotos a los niños haciendo sus botellas pero no las encuentro... Si algún día aparecen ya actualizaré esta entrada. Os dejo una foto de mis hijos haciendo botellas en la Llar d'Infant
Nil en la clase de 1 a 2 años haciendo botellas de forma colectiva en garrafas
Axel en la clase de 2 a 3 años. Con la ayuda de un embudo cada uno pone lo que quiere en su botella que luego se llevan a casa

A continuación os explico de que son las que llevamos hechas por el orden de la foto anterior (aún tenemos pendientes por acabar algunas):

Primero necesitas ir recopilando botellas de plástico. Le quitais las etiquetas y con un poco de acetona le quitamos la mayor parte del pegamento que queda. Las limpiamos y dejamos secar por dentro y por fuera.

Ante todo, una vez acabada cada botella, las he cerrado poniendo silicona/pegamento de manera que las botellas no se puedan volver a abrir (Nil ya lo ha intentado) y con el tiempo voy revisando que continúen bien cerradas. Cuando Axel era pequeño tenía una llena de lentejas para hacer ruido y le puse encima celo para reforzar pero no me gusta porque acaba enganchándose de todo así que estas las he dejado pegadas y listo!

1. Botella del mar:

Hemos llenado una botella hasta la mitad de agua con colorante azul y le hemos añadido lentejuelas grandes en forma de conchas y estrellas. También hemos metido unos globos de agua un poco hinchados y atados a los que les he pegado unos ojos de manualidades para que simulen unos peces. Hubo uno que además le dibujé boca y aletas con permanente rojo. No cometáis el mismo error que yo con los peces globo. Cuando los hinchéis dejarlos en la mesa y así vereis que parte es la que acostumbrará a estar siempre hacia arriba porque como podéis comprobar a continuación mi pez rosa siempre parece estar muerto flotando boca abajo.

Con esta botella se puede trabajar el concepto de las cosas que flotan y las que no.

Las dos botellas que os explico a continuación las hizo Nil (con 19 meses).


2. Botella con pompones y limpiapipas: Hemos puesto unos pompones de diferentes tamaños y unos limpiapipas de diferentes colores cortados en trozos dentro de una botella que luego hemos llenado de agua. También podemos ver en esta botella cosas que flotan y cosas que se hunden. (No se si es por el alambre de dentro de los limpiapipas pero el agua se esta poniendo un poco turbia)


3. Botella con pompones: metimos pompones de diferentes tamaños dentro de la botella y una vez cerrada al agitarla hacen ruido.

Con estas dos botellas podemos observar la diferencia de un mismo elemento en diferentes medios ya que los pompones en una suenan y en cambio en la otra no y suben hacia arriba.

4. Botella de gomina y lentejuelas: Pues eso, llené una botella con media botella de gomina transparente que nos quedaba en casa y le añadimos unas lentejuelas que tengo con forma de estrellas, lunas y ositos. No sé por que algunas lentejuelas de color rosa o rojo están empezando a teñir la gomina.



5. Botella de olas:

En una botella llenamos una parte con agua y colorante y el resto con aceite (yo usé aceite de bebé porque era transparente pero puede ser de girasol al que también le podéis poner colorante diferente del del agua)
Como el aceite no se mezcla con el agua al mover la botella simulan olas. Además si la agitáis mucho se mezclan burbujas de agua y aceite...
... y cuando la dejamos reposar vuelven a separarse.


6. Botella monstruosa:
En una botella metemos ojos de manualidades de diferentes tamaños y luego lo llenamos de agua. Cuando está vertical todos los ojos flotan y se suben pero al estirarla se reparten por toda la botella. (en algún blog he visto que esta botella la hacían con aceite y a lo mejor hace que los ojos no floten y que en vertical estén repartidos por la botella, no lo sé, si alguien quiere probar y nos lo explica).


Hasta aquí las botellas que tenemos por ahora pero ya os digo que hay más por venir. De hecho Axel (de 4 años) ha tenido la maravillosa idea de querer hacer una botella con cañitas de colores de beber la leche. Así que mañana nos pondremos manos a la obra. Este es otro ejemplo de que este tipo de actividades también sirven para más mayores ayudando a desarrollar su creatividad buscando él los elementos que podemos meter en una botella.


1 comentario:

  1. Maravillosa la introducción a la investigación con niños de Infantil. Mi enhorabuena.

    ResponderEliminar