martes, 2 de julio de 2013

Tarta margaritas

El pasado viernes fue el 60 cumpleaños de mi suegra y su hermano organizó una fiesta sorpresa para ella. Nos reunimos los hijos y el hermano de mi suegra en el restaurante de su prima para probar el menú y organizar detalles para el día. Yo me ofrecí a hacer una tarta pero como que íbamos a ser bastante gente y con el menú ya entraba una tarta me dijeron que no hacía falta (que ya me pareció bien porque era el último día de trabajo y tenía que dejarlo todo organizado, cosa que no he conseguido y aún tengo que volver a acabar de recoger mi clase...).
Pero cual fue mi sorpresa cuando dos días antes del cumpleaños me llaman preguntándome si podía hacer alguna tarta, aunque fuese una pequeña, para que por lo menos tuviese una tarta mona para ella y no el postre colectivo.
Con todo el trabajo que tenía acordamos hacer una tarta falsa para que se la quedase de recuerdo si quería. Así que compré tartas de porexpan y las recubrí con fondant blanco y la decoré con margaritas azules porque recordaba que mi suegra se había casado con margaritas azules o algo así. Le añadí al piso superior un lazo y un camafeo azul y al inferior una cadena de perlas.
Luego viendo el powerpoint que preparó mi cuñada con fotos de toda su vida vi que era un vestido azul cielo muy muy clarito con un ramo de margaritas y margaritas en el pelo. De haber ido con mas tiempo lo podía haber preguntado y haber hecho la tarta azul cielo y todo de margaritas blancas. Pero bueno, para ser mis primeras margaritas (bueno, mis primeras flores), sean del color que sean, estoy muy contenta con el resultado de la tarta:




No hay comentarios:

Publicar un comentario