domingo, 21 de julio de 2013

Pannacotta de nocilla 2 colores


El otro día vinieron unos amigos a casa a cenar. Siempre que viene alguien mi marido se encarga de hacer las cenas y yo de los postres. Con la tarta cuna pasé muchísima calor horneando y además los rellenos se deshacen que da gusto con estas calores que estamos pasando. Así que opté por un postre fresquito y fácil de hacer. De entre varias opciones que le dí a mi marido el eligió pannacotta de nocilla. La receta que busqué es de aquí. Era mitad pannacotta de nutella y mitad de vainilla. Pero yo quería también chocolate blanco (es mi perdición!!) así que decidí hacer su parte de la de nutella y la otra mitad de chocolate blanco. Pero estando en el super en el estante de los chocolates y las nocillas se me encendió la bombillita de comprar directamente la nocilla dos colores y hacer mitad y mitad siguiendo la receta de la nutella de antes. Y aquí tenéis el resultado. Estaba buenísima y dan fe de ello mis amigos y mi marido!


Mis vasos eran muy grandes (son de agua) y quedaron poco llenos pero el estómago los llenaba bastante, más hubiese sido demasiado así que la cantidad de su receta para cuatro personas está bien. Lo ideal es encontrar unos recipientes más pequeños. Su receta decía que ponía 3 cucharadas soperas de nocilla. Lo que me pasó a mi es que compré un bote de nocilla dos colores y en este bote no hay suficiente para hacer 3 cucharadas, solo llega para dos y en el bote no vienen tan bien separadas las nocillas como en esta pannacotta así que se complica el extraer una sin mancharse de la otra (yo no lo conseguí pero en el resultado no se nota). Supongo que al faltarle la cucharada de más de nocilla negra ha hecho que mi parte de chocolate sea muy clarita, bueno y quizás también el que no sea nutella.

Ahora os enseño como preparar la presentación para que queden separadas e inclinadas. Primero se hace la mitad de la nata (250gr) con las cucharadas de una de las nocillas y cuando está derretida se añade la hoja de gelatina neutra y se vierten en donde los queráis presentar. Para que queden inclinados tenéis que buscar un sistema para que los vasos aguante inclinados (hacer las investigaciones antes de poneros con la receta para que sea cocinar y verter). Yo lo conseguí con este sistema:



Aunque veáis el color un poco oscuro es la nocilla blanca que, como os he dicho, se me mancho un poco de la negra pero al enfriarse se veía de color más claro. Cuando se ha enfriado un poco lo metéis en el congelador, tal y como está, para que solidifique más rápido. Yo no lo tuve dos horas, lo tuve una creo. Es momento de hacer la otra mitad de nata con las cucharadas de la otra nocilla y su hoja de gelatina. En este momento ya podemos poner los vasos rectos y verter la otra mitad de pannacotta y cuando se enfrie un poco meterlo en la nevera. La receta dice toda la noche pero yo lo hice al medio día para la noche y estaba bien cuajado (y si no lo podéis poner un rato en el congelador para que cuaje más rápido y luego pasarlo a la nevera). Yo tuve suerte de que las cantidades y la inclinación que use me dieron para que llegasen hasta el borde de arriba y no quedase sin acabar de rellenar hasta el mismo nivel de altura porque no lo calculé para nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario