sábado, 16 de marzo de 2013

Cumpleaños de papá!

Ya ha pasado un año desde que empecé a introducirme en el mundo de las tartas decoradas e hice una tarta simple y muy llamativa para el 30 cumpleaños de mi marido que podéis ver aquí.
Esta vez he querido hacer una tarta un poco más elaborada pero que tuviese ese punto colorido y que le impresionase al verla. Y este ha sido el resultado:




El bizcocho es un bizcocho de yogur pero no es la receta típica de usar las medidas del bote sino que probé la de este blog Sweet Mania. Yo solo hice dos bizcochos de yogur natural del cual saqué una parte para hacer las bolas de colores y al resto le añadí (a ojo) chocolate en polvo para hacer a la taza.

2 yogures naturales
3 huevos
250 gr de harina
200 gr de azúcar
100 gr de mantequilla sin sal
1 sobre de levadura tipo “Royal”
1 cucharadita de bicarbonato
1 pizca de sal

 Elaboración:
Derretimos la mantequilla en el microondas y la dejamos enfriar a temperatura ambiente.
Batimos los huevos con el azúcar hasta obtener una crema espumosa.
Añadimos los yogures y los integramos.
Agregamos ahora la mantequilla derretida sin parar de batir, debe estar tibia porque si esta caliente cuajara los huevos y si esta fría no se integrará con el resto de la masa.
Tamizamos la harina con la levadura y la añadimos a la masa junto al bicarbonato y la sal. Mezclamos hasta tener una masa completamente homogénea.
A continuación con una cuchara de hacer bolas de helado echamos en bols un par de cucharadas en cada uno y los teñimos cada bol de un color con un poco de colorante en gel (muy poco sino quedan los colores muy oscuros). Yo he cocinado las bolas en un plis plas en una máquina que me regaló mi marido para reyes de hacer cupcakes, en este caso es más idónea la de hacer cakepops para que queden completamente redondos pero bueno el resultado al fin y al cabo es practicamente el mismo.
Una vez tenemos todas las masitas de colores preparamos nuestro molde para el pastel. Yo he usado un molde circular de 15cm. Añadimos al resto de masa que nos quedaba el chocolate en polvo e integramos bien. Ponemos un poco de masa en el molde, algunas de las bolas dentro y cubrimos con más masa de chocolate. Horneamos unos 30 minutos a 180º.
Me sobró un poco de masa para hacer un segundo bizcocho así que volví a repetir el proceso por falta de no tener otro molde y poder haber hecho los dos a la vez.
Por si no os ha quedado claro el procedimiento de como se hace este tipo de pasteles (Polka dot) os dejo el enlace al tutorial de donde lo aprendí.

Por falta de tiempo, ya que tengo mi trabajo y mis dos hijos, estas cosas las hago de noche cuando todo el mundo ya está durmiendo así que una noche la dediqué al horneado y la siguiente al montaje. Para decorar la tarta hice una buttercream de nesquick de fresa.
Batimos 250gr de mantequilla a temperatura ambiente. Le añadimos 400gr de azúcar glas tamizado y luego le añadí lo poco que quedaba en el bote de nesquick de fresa (que podéis conseguir en los supermercados Dia mucho más barato que en las tiendas de repostería especializadas y también lo hay de plátano).
Se cubre un bizcocho con una parte del relleno y se pone el otro bizcocho encima. Se recubren los dos bizcochos completamente con la buttercream y luego se recubre con minibolitas de azúcar de colores. Y listos para sorprender!

A mi marido le encantó el sabor pero para mi él no es un ejemplo válido porque se come todo lo que pruebo de hacer. Lo que realmente me hizo creer que sí estaba buena fue que lo que sobró de tarta lo llevé al día siguiente al trabajo para almorzar y a los 10 minutos de empezar la hora del patio cuando fui a la sala de profesores ya casi no quedaba tarta!

En dos semanas es nuestro aniversario y ya tengo la tarta pensada pero de momento es un secreto...

No hay comentarios:

Publicar un comentario