jueves, 30 de agosto de 2012

Haciendo la colada. La vida práctica según Montessori.

Hoy os voy a enseñar un entretenimiento que les encanta a los niños y a la vez su importancia educativa basada en la teoria de aprendizaje y desarrollo de Maria Montessori.

Maria Montessori era una doctora que trabajó con niños considerados perturbados mentalmente. Se dio cuenta de que estos niños tenían potencialidades que, aunque estaban disminuidas, podían ser desarrolladas y que eran dignos de una vida mejor sin representar una carga para la sociedad. Aquí decide dedicarse a los niños el resto de su vida. Observó a los niños de una institución para niños “ineducables” jugando con las migajas de la comida, porque no había ningún objeto más en el cuarto. Vio que no se las comían, sino que las manipulaban y se dio cuenta de que lo que les hacía falta eran objetos para manipular, que el ser humano tiene necesidad de actividad, de realidad, de cultivar su inteligencia y personalidad.
María Montessori basó su método educativo en el trabajo del niño y en la colaboración adulto - niño. Así, la escuela no es un lugar donde el maestro transmite conocimientos, sino un lugar donde la inteligencia y la parte psíquica del niño se desarrollará a través de un trabajo libre con material didáctico especializado.
Creó sus propios materiales que muchos habréis usado o visto, como las letras en papel de lija para reseguir.

“Ayudame a hacerlo por mí mismo” – el método Montessori 
Según María Montessori, los niños absorben como “esponjas” todas las informaciones que requieren y necesitan para su actuación en la vida diaria. El niño aprende a hablar, escribir y leer de la misma manera que lo hace al gatear, caminar, correr, etc., es decir, de forma espontánea. Basó sus ideas en el respeto hacia el niño y en su capacidad de aprender. El método se caracteriza por poner énfasis en la actividad dirigida por el niño y observación clínica por parte del profesor. Esta observación tiene la intención de adaptar el entorno de aprendizaje del niño a su nivel de desarrollo. El adulto es sólo un guía que puede ofrecer al niño los medios necesarios y enseñarle a usarlos. El desarrollo es personal y nadie lo puede hacer por otro. El protagonismo y la responsabilidad en el aprendizaje son del niño.

El 6 de enero de 1907 se inauguró la primera Casa de Niños en San Lorenzo, en Roma. Se empezó creando el área de vida práctica (higiene y modales) devolviéndole la dignidad al niño. Los niños se concentraban y repetían el ejercicio, los juguetes no les atraían, eran para ratos de ocio. Rechazaban los premios y los castigos, los niños obtenían la satisfacción de realizar solos su trabajo. Poco a poco los niños rebeldes se normalizaron, se volvieron amables, respetuosos, aprendían con interés y entusiasmo. Eran 60 niños. En vez de imponerles reglas arbitrarias y llenarles la cabeza de datos, Maria Montessori les dejó libre su espíritu. Así, San Lorenzo dejó se ser un centro de control de niños y se convirtió en un centro de investigación donde se desarrollaba el niño con dignidad, libertad e independencia. Tenían la libertad de ser activos y la responsabilidad de saber cómo usarla.

Los ejercicios de Vida Práctica son aquellos que ayudan al niño a ser mas independiente, y tienen que ver con el cuidado de su persona, de su entorno, modales, buenas costumbres y reglas sociales.
(os suena el "yo solito mami"...jeje)
El propósito es que el niño adquiera autoestima, y sea un miembro útil del grupo en el que vive y de su sociedad.
Cada una de las actividades de la Vida Práctica tiene un doble propósito, pues mientras se le enseñan al niño actividades de la vida diaria, a la vez también se desarrollan otras funciones como la coordinación viso-motora, mayor destreza manual, aumentar la concentración, y trabajar ordenadamente siguiendo paso a paso una secuencia.
Por otro lado que ellos vayan haciendo lo mismo que tú es una manera de tenerlos ocupados sintiendose utiles y poder estar cerca de mamá.

Fuentes y para mas información: Wikipedia, http://montessoriparatodos.es, http://www.asociacionmontessori.net/



Axel durante sus 3 años ha tenido varios momentos de Vida Práctica. Como por ejemplo tiene su fregona igual que la de mamá y papá y a veces se la he llenado de agua y le he dejado ir fregando por el final de una habitación mientras yo empezaba por el principio. 
Lo que más le gusta a Axel de la vida práctica es ayudar a cocinar. Esta actividad además hace que disfruten más de lo que comen porque han visto la transformación y que rico comer algo que has preparado tu mismo. Sus primeros pinitos en la cocina fueron bizcochos, partir la verdura y batir el huevo para sus tortillas.


Bueno y después de todo el rollo, Axel el otro día tuvo un momento de vida práctica Montessori que le encantó. Siempre que me ve haciendo tareas del hogar me pregunta "mama estas haciendo cosas?" y al cabo de un rato me dice "yo también" y le veo imitándome con sus juguetes. Así que el otro día mientras Nil dormía y yo me ponía a planchar le dejé en el balcón (y yo planchando en el comedor delante de la puerta del balcón- nunca le dejaría allí solo) con un barreño de agua y jabón, la ropa de su muñeco y el tendedero y las pinzas. Y todo contento se puso a hacer la colada. (Ssssshhh, no le digáis nada pero por la noche cuando dormía la metí yo en la lavadora en el programa aclarado y centrifugado y la volví a colgar para que la recogiese él al día siguiente).



Con esta actividad ha mejorado mucho el manejo de la pinza (del utensilio en sí y de la pinza manual pulgar-índice) lo que es bueno para el aprendizaje de la escritura. Realmente me quedé alucinada al ver toda la ropita colgada. Es muy difícil para ellos aguantar, abrir la pinza y cerrarla donde toca!

A los niños este tipo de actividades les gustan más que cualquier juguete que haga mil luces y sonidos! Probadlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario